Disoñadores del Futuro:

 

UN GRUPO QUE QUIERE PONERLE PIES EN

LA TIERRA A LA UTOPÍA

 

Para mejorar el mundo, tendría que haber un cambio desde la razón y también desde el corazón. Tal vez habría que ponerles pies en la tierra a las utopías en materia ecológica, política y económica y estimular a los artistas para que contribuyan a la expansión de las conciencias.

Y quizás habría que hacer muchas cosas más. Pero para pensar en ello, para reflexionar sobre lo que nos está pasando y construir mejores escenarios presentes y futuros, tendrían que sumarse muchas personas. Como un aporte para lograr estos objetivos se reunió el Encuentro de Disoñadores del Futuro, realizado recientemente en Santandercito, Cundinamarca.

Allí se hicieron presentes hombres y mujeres de diferentes razas y distintas generaciones: un poeta indígena que le canta a la tierra – Fredy Chicangana – y confiesa que busca el futuro hacia atrás, en la grandeza de los abuelos; una mujer del campo – Concepción Matabanchoy – que inventa cada día la forma de vivir mejor, mediante el trabajo en la Asociación para el Desarrollo Campesino; un creativo maestro – León Octavio Osorno – que enseña a leer la naturaleza;

También acudieron Felipe Merizalde, un joven que invita a la ecología interior, a consumir menos carne vacuna y así disminuir la deforestación del planeta, a la cual Colombia contribuye principalmente por la tala de bosques para destinar pastos a la ganadería y un escritor – Arturo Guerrero – que recomienda no inquietarnos por el sino de morir, así como  no nos preocupamos por el hecho de nacer.

A este encuentro asistieron personas muy destacadas en distintos ámbitos de la creatividad, la política, la economía y en general representantes de diferentes áreas del saber y de las artes, como William Ospina quien leyó un avance de su próximo libro, “La tarde de verano que nunca llegó”, en alusión al fenómeno climático ocurrido en julio de 1816.

Desde Berlin asistió Darío Sendoya-D.J. Kid Watusi, para deleitar con sus mezclas de sonidos musicales. Aldo Brando brindó un hermoso espectáculo mostrando algunas huellas fotográficas de sus viajes por América. Álvaro Moreno Hoffman mostró testimonios gráficos de su propuesta de Ciclogeografía y la joven literata María Paz Guerrero develó algunos de sus recursos para aproximarse a la poesía.

Mauricio Beltrán destacó la importancia de la comunicación para el Planeta Agua y anunció el nacimiento de un canal de televisión con esos objetivos. Andrés Calle hizo una disquisición acerca de quiénes andan por los bordes y quiénes por ”el camino”.

Se hicieron presentes igualmente personajes reconocidos en el país, como Aleida, alter-ego de Vladdo, quien reflexionó en torno a la vida dis-pareja.

La líderesa ciudadana Ana Teresa Bernal dio testimonio de su paso por la Comisión Nacional de Reconciliación, desde donde está proponiendo un proceso de reparaciones colectivas para las víctimas del conflicto.

Martha Ruíz se convirtió, gracias a su danza contemporánea, en una oficiante del arroz y provocó la participación de las personas que asistieron al evento, con la intervención de Fredy Chikangana en la flauta y la dulzaina.

Gutavo Wilches-Chaux presentó unas fotografías donde se evidencia que en los Andes hay paisajes que parecen manjares para comérselos.

Y finalmente Francisco de Roux, quien actualmente está al frente de la comunidad Jesuita en Colombia, cerró el encuentro narrando su experiencia en la consolidación de nuevos proyectos de vida en el Magdalena Medio, aunque reveló que también ha sido cruzado por experiencias dolorosas, como el asesinato de 31 personas de esta región por atreverse a defender sus derechos.

Estamos preparando las memorias para  estimular el debate y es bueno desencadenar diálogos entre las personas que asistieron a este Encuentro de Disoñadores acerca de las inquietudes que éste les produjo.

Y, además  quisiéramos compartir con más gente este conjunto de ideas surgidas en el Encuentro, como usted que lee este mensaje.

 

MARIA CRISTINA ALVARADO