Buscamos la construcción de la autodependencia; establecer relaciones orgánicas; disoñar nuestro futuro basados en la cultura, el entorno natural y el marco legal del país. Los campesinos han asumido su rol organizativo con seriedad y por ello están convencidos de la urgencia de conocerse a ellos mismos y a sus entornos social y natural. Sólo en la medida que tal conocimiento sea profundo, tendremos la certeza que nuestras propuestas para avanzar en los procesos son correctas, aunque después requieran de ajustes o, incluso, cambios de rumbos.

Por ello construimos una metodología de investigación adecuada a dichas condiciones que llamamos Minga Investigativa (MI). La MI reconoce y valora el conocimiento ancestral y empírico, al tiempo que reconoce aquel generado en la academia. A través de la MI se han encontrado explicaciones a muchas de los eventos que transcurren a nuestro alrededor, como las semejanzas y las diferencias con otros sectores de la población para proyectar autónomamente el futuro. La MI ha impulsado la autonomía y permite que los campesinos sean capaces de identificar alternativas de solución dentro de los marcos constitucionales y legales, respetando su historia, tradición cultural, entorno social, natural y las visiones distintas.

De esta manera los mingueros juegan un papel protagónico en su comunidad, algunos con mayor capacidad de ser propositivos y creativos pues son líderes naturales de las mismas, y por ello asumen responsabilidades con el bienvivir local, que no es diferente a la búsqueda de la felicidad. Por ello comenzamos por definir las necesidades locales, omitiendo las imposiciones de carácter político o económico con las que nos han manipulado históricamente. Aprendemos continuamente a hacer uso de las herramientas que la llamada democracia ha creado sin nosotros, lo que nos ha permitido conocer los derechos humanos, la constitución colombiana, las leyes y demás normas establecidas para la participación ciudadana; también lideramos acciones haciendo veedurías a quienes, en supuesto uso de su libertad, amenazan nuestra vida o nuestro entorno. En consecuencia, la gestión para el bienvivir local está cimentada en lo que llamamos Derecho Social, que es un intento por socializar el derecho, desmitificarlo y sacarlo de los consultorios jurídicos.

Pensamos que nuestras voces deben escucharse, por eso nos hemos involucrado en una red de comunicaciones en la que buscamos que quienes lleguen a nuestra sintonía se queden con nosotros disfrutando de la garantía de que lo que se dice, es verdad. Nuestro país continúa construyéndose con muchas experiencias positivas, pero también con las mentiras que nos agobian en los medios.

Con orgullo, pero con humildad, reconocemos que este camino recorrido en medio de alegrías y tristezas, es exitoso pero debe seguir enriqueciéndose de manera dinámica. Por ello decidimos compartir nuestras realizaciones y vacíos con otros que, como nosotros, han podido diseñar sus sueños y ejecutarlos. Gozar con otros lo nuestro y lo de ellos, es lo que hacemos en el evento internacional llamado “Disoñadores”: hombres y mujeres comprometidos en la tarea de moldear con sus manos las ilusiones y de hacerlas reales en cualquier parte del mundo.